fbpx
  • La presurización de los aviones

    Primordial para los vuelos comerciales

La presurización de los aviones es un mecanismo primordial para garantizar la viabilidad de los vuelos comerciales. Y es que, a medida que ascendemos, la presión disminuye, es por ello por lo que necesitamos un sistema para mantener una presión adecuada dentro del avión.

Pero, ¿cómo funciona? ¿Por qué es tan necesaria la presurización en aviación? ¿Y qué pasa si se despresuriza la cabina?

En este artículo, abordamos varias cuestiones que quizá te habías preguntado (o no) sobre la presurización en los aviones; y ya te avisamos de que va a ser muy, pero que muy interesante. ¡Comencemos!


[toc]

Los orígenes:

¿Por qué se comenzó a presurizar la cabina de los aviones?

Durante los primeros años de la historia de la aviación, los aviones no lograban alcanzar grandes altitudes; además, la duración de los vuelos era muy limitada.

Pero, con el paso del tiempo y la sofisticación de los sistemas, aumentar la altitud a la que vuelan los aviones fue la evolución natural que el sector requería. ¿Por qué? Muy sencillo:

  1. A mayor altitud, se requiere menos combustible y aumenta considerablemente la velocidad.
  2. El mal tiempo se produce en las capas más bajas de la atmósfera.
  3. Hay accidentes geográficos que requieren volar a cierta altitud para poder salvarlos.

Y, ¿qué inconvenientes surgieron al aumentar la altitud de vuelo? A medida que ascendemos en la atmósfera, la presión parcial de los diferentes gases se va reduciendo, por lo que se generaban dos problemas.

Por un lado, los motores, al ser de pistón, necesitaban grandes cantidades de oxígeno para la combustión; así que, a partir de una altitud determinada, existía el riesgo de que se parasen.

Por otro lado, el factor humano. Y es que, al reducirse la presión parcial de oxígeno, los pasajeros se veían expuestos a la hipoxia; condición que reduce la capacidad de reacción y raciocinio.

En consecuencia, a principios de 1940, los fabricantes de aeronaves comenzaron a crear los primeros aviones con cabinas presurizadas.

El primer vuelo presurizado de la historia

El 8 de julio de 1940, un Boeing 307 Stratoliner perteneciente a TWA, Trans World Airlines, realizó el primer vuelo de un avión con cabina presurizada de la historia.

El vuelo salió del aeropuerto de Burbank, en California, con destino el aeropuerto de La Guardia, en Nueva York. Estuvo 12 horas y 22 minutos en el aire y llevó a bordo a 33 pasajeros.

En la foto, puedes ver un Boeing 307 como el que realizó la ‘hazaña’.

¿Cómo se presuriza un avión?

El fuselaje de los aviones no deja de ser un ‘cilindro’ que se mueve por el aire llevando pasajeros de un lugar a otro, por lo que presurizarlo no es demasiado complicado.

Por un lado, tenemos las entradas de aire al sistema de presurización. Los motores de los aviones son grandes ventiladores que llegan a mover 1900 litros de aire por segundo; de esa cantidad, una pequeña parte es empleada para suministrar aire fresco al interior del avión.

Por otro lado, tenemos las válvulas de salida del aire: unos escapes que se abren y se cierran para regular la cantidad de aire que abandona la aeronave. Cuando necesitamos aumentar la presión, las válvulas se cierran; por el contrario, cuando queremos reducir la presión, se abren.

Durante la fase de crucero, las válvulas de salida se encuentran parcialmente abiertas, para que siempre haya un flujo de aire en movimiento dentro de la cabina.

Y como curiosidad, por si acaso te lo preguntabas: aunque el aire entre por los motores, no te preocupes por su calidad; es aire que nunca entra en contacto con el combustible, así que es aire totalmente limpio y sin olor.

Modos de presurización en los aviones

Los aviones actuales disponen de modernos sistemas que permiten presurizar la cabina en función de dos factores:

Velocidad vertical

Para ascensos y descensos se utiliza la velocidad vertical. Por ejemplo, el avión puede estar ascendiendo a 3500 pies por minuto; sin embargo, gracias al sistema de presurización, se consigue que dentro de la cabina la velocidad vertical sea de 1000 pies por minuto. Como imaginarás, esto hace el vuelo mucho más agradable para los pasajeros.

Altitud de presión

El otro factor es la altitud de presión. La diferencia entre la presión exterior y la interior viene limitada por razones estructurales del avión. Un avión volando a 40000 pies, tiene su cabina presurizada a 8000 pies para no superar dicho valor, que normalmente es de unos 9 PSI.

  • Foto: aeroprints.com

Y, ¿qué pasa si se despresuriza la cabina del avión?

Aunque es realmente difícil de que ocurra, los aviones están preparados ante la posibilidad de una despresurización de la cabina, que puede ser de tres tipos:

  • Despresurización explosiva: Es cuando la despresurización se produce en menos de 0.1 segundos. Los objetos no sujetos saldrían disparados por la diferencia de presión,  y se formaría una neblina dentro del avión al enfriarse el aire y condensar la humedad.
  • Despresurización rápida: Tiene lugar en más de 0,5 segundos.
  • Despresurización gradual: Como su nombre indica, se produce de manera muy progresiva, así que la única manera de detectarla es mediante los instrumentos.

Entran en juego los sistemas de oxígeno

En el improbable caso de que se produjera una despresurización de cabina, las mascarillas de oxígeno saldrían automáticamente y los pilotos iniciarían un descenso de emergencia a una altitud inferior a 10000 pies, unos 3000 metros.

En los aviones encontramos dos sistemas de oxígeno independientes:

  • Oxígeno presurizado: Es oxígeno introducido dentro de botellas presurizadas. Este es el sistema utilizado por los pilotos y proporciona una mayor autonomía.
  • Oxígeno químico: El oxígeno químico, u oxígeno sólido, es el empleado por los pasajeros. Es un sistema de fácil mantenimiento y tiene una larga vida útil.

La evolución de la presurización en la cabina

En la actualidad, las cabinas de la mayoría de los aviones van presurizadas a unos 8000 pies pero, según estudios publicados por The New England Journal of Medicine, cambiándolas a 6500 pies, el cuerpo humano absorbería un 8% más de oxígeno.

Esto haría que notáramos menos cansancio en vuelos largos al reducir también la deshidratación y, sin duda, sería un muy buen avance en términos de confort en vuelo.

Pues bien, ya hay aviones que están programados para el cambio, como el Boeing 787 Dreamliner, que ya incorpora esta tecnología. ¿Qué te parece?