fbpx
  • El Proyecto Sunrise y el vuelo más largo del mundo:

    Prepárate para los vuelos de ultra larga distancia…

El Proyecto Sunrise tiene detrás a la aerolínea australiana Qantas, que se encuentra a la cabeza de la investigación de los viajes de ultra larga distancia. Pues bien, hace unas semanas, el CEO de la compañía, Alan Joyce, anunciaba que para el año 2025 quieren ofrecer vuelos que conecten Sidney con Londres o Nueva York sin escalas.

Estos vuelos, los más largos del mundo, se encuentran dentro del Proyecto Sunrise, que se basa en la investigación de los cambios que se producen en nuestro cuerpo al pasar tantas horas dentro de un avión. El primer vuelo de prueba se hizo en 2019, pero la investigación se paralizó a causa de la COVID-19, y ahora la aerolínea ha retomado el proyecto.

El vuelo más largo del mundo, tanto en duración como en distancia recorrida

Estos nuevos vuelos romperán dos récords mundiales, ya que son los vuelos más largos del mundo en duración y en distancia, con 17.000 km recorridos y más de 19 horas de duración. Además, durante el vuelo, será posible ver dos amaneceres en diferentes días, algo nunca antes visto en aviación.

La aeronave elegida para el Proyecto Sunrise es el Airbus A350-1000, con capacidad para 238 pasajeros. Este avión destaca por su gran eficiencia y una muy baja contaminación acústica, y es prácticamente el único modelo de avión en el mundo con la autonomía suficiente para este tipo de operaciones.

Para sacar este proyecto adelante, la aerolínea australiana ha comprado 12 unidades del A350-1000, con fecha estimada de entrega entre 2025 y 2028, que será cuando dé comienzo el Proyecto Sunrise.

A continuación, verás a Sam Chui, el reportero aeronáutico más famoso del mundo, a bordo del primer vuelo de prueba del Proyecto Sunrise. ¡Cuenta un montón de curiosidades!

Así fue el vuelo de prueba más largo del mundo con el Proyecto Sunrise

En su primer vuelo de prueba, los pasajeros a bordo fueron monitorizados en todo momento para saber cómo sus pulsaciones, niveles de concentración de oxígeno y calidad del sueño variaban.

En el caso de los pilotos y tripulantes de cabina, se emplearon unas gafas para medir la actividad ocular y así determinar los niveles de fatiga. La alimentación a bordo, así como el ajuste de las luces de la cabina o mood lightning, fueron otros factores que se tuvieron en cuenta a la hora de planificar los vuelos.

Sin duda, una nueva era en la aviación está a punto de comenzar, el diseño de aviones cada vez más aerodinámicos, así como la búsqueda de los motores más eficientes está permitiendo hazañas nunca antes vistas.

¿Qué pensarían los hermanos Wright al ver aviones volando más de 19 horas, a 11 kilómetros de altura, casi a la velocidad del sonido y con casi 240 pasajeros a bordo? Sí, puedes insertar aquí el emoji al que le explota la cabeza.

También podría interesarte…