fbpx
  • ¿Qué es la caja negra de un avión?

    Hablemos de la parte más misteriosa de los aviones

Foto portada: YSSYguy en English Wikipedia

_______

La caja negra de un avión, o también llamado registrador de vuelo, es un dispositivo que graba y almacena la actividad instrumental, los procedimientos e, incluso, las conversaciones mantenidas por los pilotos durante el vuelo.

Básicamente, la función de la caja negra de un avión es la de registrar cualquier dato que, en caso de accidente, sirva para esclarecer las posibles causas del mismo.

Pero, ¿quieres saber más acerca de este ‘misterioso’ aparato? En el post de hoy, te contamos todo sobre las cajas negras de los aviones: su origen, de qué color son, cuántas llevan los aviones, y mucho más. ¡Sigue leyendo!

[toc]

  • Foto: Meggar en English Wikipedia

Orígenes de la caja negra

Un poco de historia…

Como sucede con casi todos los grandes avances científicos y tecnológicos, no existe un único responsable de la creación de las cajas negras de los aviones. Aún así, podemos decir que el primer prototipo fue presentado en 1939, por el ingeniero francés François Hussenot.

Se trataba de un dispositivo fabricado con film cinematográfico calibrado con espejos, en el que quedaban registrados los flashes lanzados por los sensores del avión.

¿Y qué ocurrió? Que el mundo entero se encontraba sumido en la I Guerra Mundial, por lo que se dice que, en junio de 1940, Hussenot enterró su prototipo de caja negra en una playa para evitar que los alemanes se hicieran con él.

En la actualidad…

Los comienzos de la caja negra de los aviones, tal como la conocemos hoy en día, no llegarían hasta 1953. Ese año, el químico e ingeniero aeronáutico australiano David Warren, comenzaría la investigación de una serie de accidentes del De Havilland Comet, el primer avión comercial a reacción.

Para 1958, Warren ya había diseñado el primer prototipo de ‘Unidad de Memoria de Vuelo’ que, en un principio, fue rechazado por las autoridades de aviación, que no lo creían de utilidad. Además, los pilotos lo consideraban una intrusión a su trabajo y decían de él que se trataba de un sistema de espionaje.

Finalmente, a mediados de los años 60 se estableció que, los registradores de voz y vuelo, fueran un equipamiento obligatorio para todos los aviones de más de 7000 kg.

Dave Warren con el primer prototipo de caja negra para aviones.

Dave Warren con el primer prototipo de caja negra.

Tipos de cajas negras

Los aviones no son el único medio de transporte que integra cajas negras entre sus dispositivos fundamentales; los trenes, los barcos y las naves espaciales también tienen registradores.

De hecho, los buques integran dispositivos similares a las cajas negras de los aviones, precisamente derivados de estos mismos, que reciben el nombre de Registradores de Datos de Travesía (RDT) o, en inglés, Voyage Data Recorder (VDR).

Pero, volviendo a la aviación, los grandes aviones comerciales llevan dos tipos de cajas negras: la CVR (grabador de voces en cabina) y la FDR (grabador de datos de vuelo).

CVR – Grabador de voz en cabina

El CVR, o Cabin Voice Recorder, es el dispositivo la caja negra encargado de registrar todas las voces y avisos sonoros en la cabina de mando. Para ello, toda la parte superior de la cabina está equipada con varios micrófonos independientes.

Con la llegada de mejoras tecnológicas, los CVR se han ido modernizando, y ya no se utilizan cintas magnéticas. En su lugar, toda la información queda almacenada en memorias flash, que permiten conservar la información mucho más tiempo y no requieren de la fuente de alimentación del avión.

Es más, las cajas negras más modernas ya incorporan almacenaje de vídeo, por lo que son aún más valiosas para registrar todas las acciones llevadas a cabo en los momentos previos a un accidente.

FDR – Grabador de datos de vuelo

En el dispositivo FDR de las cajas negras, o Flight Date Recorder, se almacenan todos aquellos parámetros que se pueden registrar en un vuelo comercial: altitud, velocidad, rumbo, alabeo, etc.

Estos dispositivos suelen grabar las últimas 17-25 horas de operación, aproximadamente, y se someten a exhaustivos controles para asegurar que están en óptimas condiciones.

Además, las cajas negras cuentan con una  baliza subacuática que permite localizarlas a más de 5.000 metros de  profundidad.

  • Foto: Nova13 en English Wikipedia

De qué material están hechas las cajas negras de los aviones

Teniendo en cuenta la importancia y sensibilidad de los datos que almacenan, las cajas negras han de estar fabricadas con materiales resistentes a condiciones extremas:

  • Interiormente, la caja negra está formada por una aleación de titanio y acero; el material con la mejor proporción dureza-densidad, muy resistente a la fatiga y a las corrosiones.
  • El exterior está recubierto por una capa gruesa de acero blindado; extremadamente resistente a la deformación por impacto.
  • Entre medias, se encuentra una capa de aislamiento térmico; primordial para la protección de los microcircuitos de memoria ante incendios.

Las pruebas que tienen que pasar las cajas negras para certificar que son válidas son realmente exhaustivas, en las que se incluyen:

  • Prueba de impactos de hasta 3500 kg
  • Resistencia a la perforación por punta de acero templado con masa de 225 kg
  • Prueba de aplastamiento de hasta 2300 kilopondios
  • Inmersión en agua de mar a presión durante 24 horas
  • Resistencia ignífuga con llamas de hasta 1100 ºC

¿De qué color es la caja negra de un avión?

Paradójicamente, las cajas negras de los aviones son de color naranja. El motivo es bien sencillo: para facilitar su localización en caso de ser necesario.

Y, si son naranjas, ¿por qué se llaman cajas negras?

El origen del nombre de las cajas negras es bastante difuso, pues hay quien cree que es porque los primeros prototipos utilizados por la Real Fuerza Aérea Británica (RAF) eran de color negro. De hecho, los primeros registradores de vuelo, allá por 1940, eran de color negro.

Otras versiones, sin embargo, apuestan por el punto de vista de teoría de sistemas, en el que una caja negra es un elemento que recibe unas entradas y produce una serie de respuestas, así que las cajas negras habría tomado su nombre de ahí.

Sea como fuere, en la actualidad, las cajas negras están recubiertas con una pintura naranja brillante resistente a altas temperaturas y corrosión. Además, deben llevar una etiqueta con letras de al menos 2,5 cm que indique: ‘FLIGHT RECORDER – DO NOT OPEN’.

¿Cómo serán las cajas negras en el futuro?

El principal hándicap al que se enfrentan las cajas negras es la pérdida. Por esta razón, se está trabajando ya en la implementación de dispositivos GPS; en la creación de cajas negras flotantes, especialmente útiles en mar abierto; o, incluso, en cajas auto-expulsables.

De hecho, las cajas negras auto-expulsables se comenzaron a utilizar en aviación militar y, desde 2015, ya se implementan en algunos aviones comerciales.

Otro problema a solventar es la posibilidad de destrucción total de la caja negra y, para ello, se ha barajado la transmisión de los datos vía satélite en tiempo real.

Esta posibilidad, a priori bastante atractiva, se está estudiando con cautela por el perjuicio que podría suponer que los datos cayeran en manos de personas o empresas ajenas que manipularan o hicieran uso indebido de información tan sensible.