fbpx
  • El ruido de los aviones

    ¿Cómo se hace para minimizarlo?

Para los amantes de la aviación, el sonido de los motores de un avión es música para los oídos pero, para las personas que viven cerca de aeropuertos o aeródromos, puede llegar a ser bastante molesto. Por eso, existen unos procedimientos para minimizar el ruido de los aviones y, hoy, te explicamos en qué consisten.

Pero, hagamos memoria. ¿Cuándo se comenzó a amortiguar el ruido de los motores de los aviones?

En los primeros años de la aviación, cuando el número de aviones era muy limitado, éstos usaban motores de pistón, por lo que el ruido cesaba una vez te alejabas unos metros del avión.

No fue hasta 1920, cuando la aviación comenzó su época dorada, que se identificó el problema de la creciente contaminación acústica. Y es que el negocio aeronáutico creció de manera exponencial con el auge de los vuelos comerciales.

Finalmente, en 1949, con el primer vuelo comercial de reacción del De Havilland DH106 Comet, empezó la era del jet; y en 1970, la FAA, la autoridad aeronáutica de Estados Unidos, comenzó a regular las emisiones de ruido de los aviones.

Pero, ¿cómo se mide el ruido de los aviones?

La unidad de medida del sonido es el decibelio, dB, y los aparatos que se emplean para las mediciones son los sonómetros.

Para que te hagas una idea, una conversación normal son unos 50 dB; una aspiradora funcionando puede llegar a 90 dB; y un avión al despegar alcanzaría los 120 dB. Y quizá pienses que, visto así, tampoco hay mucha diferencia, ¿verdad?

Pero has de tener en cuenta que el sonido no aumenta de manera lineal sino exponencial: una diferencia de 3 dB más significa que el sonido se ha duplicado, mientras que, 3 dB menos es que se ha reducido a la mitad.

Es decir que, si volvemos a los ejemplos del principio, el despegue de un avión puede hacer el mismo ruido que más de 1000 aspiradoras encendidas a la vez. Fascinante, ¿no te parece?

En qué consisten los procedimientos de abatimiento de ruido

Para minimizar el ruido de los aviones, se han creado los procedimientos de abatimiento de ruido, o NAP, por sus siglas en inglés, que se basan en modificar algunas fases del vuelo.

Por ejemplo, si durante una salida instrumental la altitud mínima son 1000 pies, cuando los NAP están activos pasa a ser 3000 pies. De esta manera, el ruido percibido en tierra es muchísimo menor.

Otra opción para amortiguar el ruido de los aviones en tierra es, mediante la planificación de las rutas de vuelo, evitar las zonas más pobladas durante la noche y la primera hora de la mañana.

Estos procedimientos sí permiten el uso de las reversas de los motores para los aterrizajes; además, en caso de emergencia, el piloto al mando puede abandonarlos y continuar con la operativa estándar.

¿Cuándo hace más ruido un avión?

El ascenso inicial es la fase más ruidosa de un vuelo ya que, durante el despegue, el avión debe ganar velocidad a la vez que aumenta su altitud rápidamente.

Por el contrario, la aproximación o aterrizaje es una fase mucho más silenciosa. Y es que, a día de hoy, se realizan lo que se conoce como ‘aproximaciones verdes’: llegadas mucho más directas que permiten aproximarse a los aeropuertos con ajustes de potencia más bajos.

Como dato curioso, antes de cada vuelo, los pilotos deben comprobar el certificado de ruido de la aeronave. El certificado de ruido es una cartilla en la que se especifica la matrícula del avión y los decibelios que emite en cada una de las fases del vuelo.

¿Sabías que…?

El Concorde es el avión de pasajeros más rápido, y más ruidoso, que ha existido. Con una velocidad de crucero de hasta dos Mach, es decir, dos veces la velocidad del sonido, el Concorde estaba muy limitado por los ruidos.

Tan solo podía alcanzar su velocidad punta sobre el agua, con el fin de que la explosión producida al romper la barrera del sonido no llegara a perturbar la vida de las personas en tierra.

Por ejemplo, en un vuelo entre Berlín y Nueva York, solo podía romper la barrera del sonido sobrevolando el océano Atlántico; mientras sobrevolaba continente, tenía que permanecer a velocidades más bajas.

Nuevos aviones más silenciosos

Hoy en día, los fabricantes son cada ves más conscientes del ruido que producen sus aviones. Por esta razón, invierten muchísimo en diseñar motores, no solo más eficientes, sino también más silenciosos.

Un ejemplo de ello es el proyecto Silent Aircraft, puesto en marcha hace unos años por Embraer, el tercer fabricante de aviones a nivel mundial.

Después de detectar y evaluar la generación de ruido de sus aeronaves, Embraer creó el E195-E2, un avión un 75% más silencioso que su predecesor, que ya opera en España con aerolíneas como Binter.